Cómo aliviar el dolor de muelas hasta visitar al dentista

dolor-muelas

El dolor de muelas destaca como una de las urgencias dentales más comunes, provocando una fuerte molestia al paciente que lo padece, causada por diferentes razones que pueden resultar complicadas de diagnosticar, y que precisan de una visita obligada al dentista.

El problema está cuando el dolor de muelas aparece de manera imprevista, y no existe la posibilidad de acudir a la consulta del dentista en el mismo momento, teniendo que esperar hasta el día siguiente para calmar esa intensa molestia.

Si este es tu caso, te recomendamos que prestes atención y tomes nota, ya que a continuación te vamos a dar una serie de consejos para aliviar el dolor de muelas hasta que puedas visitar al dentista, mostrándote qué debes, y qué no debes hacer para reducir el dolor.

En cualquier caso, hay que destacar que estos consejos te ayudarán a mitigar las molestias provocadas por el dolor de muelas, pero no podrán solución al problema, siendo fundamental visitar al dentista para ello.

¿Por qué puede aparecer el dolor de muelas?

Las principales razones por las que aparece un dolor de muelas suelen ser las caries, la acumulación de restos de comida entre las piezas dentales, golpes en la mandíbula que hayan podido romper o causar alguna pequeña fisura en la muela, el bruxismo, o la aparición de las muelas del juicio.

Para llevar a cabo la solución más adecuada, lo más recomendable sería identificar la razón que está provocando el dolor, así como comprobar si la zona está inflamada. Pero hasta que puedas visitar a tu dentista, te dejamos una serie de consejos que te permitirán reducir el molesto dolor provocado.

¿Qué debes hacer para aliviar el dolor de muelas?

 

consejos-aliviar-dolor-muelas

Hilo dental y cepillado

Partiendo de la base de que el dolor de muelas puede estar provocado por la acumulación de algún resto de alimento entre los dientes, una de las primeras cosas que deberías hacer sería pasarte el hilo dental, para así tratar de retirarlo. No recomendamos utilizar un palillo de madera o metal para tratar de retirarte el trozo de comida, ya que puedes hacerte más daño y agravar el problema.

Después de pasar el hilo dental, te recomendamos cepillar los dientes suavemente, durante dos minutos, evitando ejercer mucha fuerza en la zona dolorida.

Enjuague bucal con agua tibia y sal

Otra recomendación es enjuagarte la boca con un enjuague casero, elaborado a base de agua tibia y sal. Este tipo de enjuague te permitirá limpiar y luchar contra los microorganismos que están provocando el dolor.

Para su elaboración, hay que calentar un vaso de agua, y diluir en él una cucharada de sal. Deberías realizarte enjuagues de treinta segundos aproximadamente, una vez cada hora, teniendo cuidado para no tragar el agua.

Aplicar frío

Si padeces hinchazón, puedes aplicar frío sobre la zona inflamada a modo de analgésico, a través de un paño limpio o una gasa con hielo, para así evitar quemar la piel.

Te recomendamos no mantener el hielo en el rostro durante más de 15 minutos, así como repetir este proceso unas tres veces al día. Verás cómo este remedio alivia la molestia enormemente.

Ingesta de analgésicos

No debes tomar antibióticos que no hayan sido recetados por tu dentista, pero si puedes ingerir analgésicos o antiinflamatorios como el Ibuprofeno, Nolotil o Paracetamol, que sin duda serán un alivio y te permitirán a reducir tanto la molestia, como la posible hinchazón provocada.

Aunque los analgésicos puedan acabar con el dolor temporalmente, hay que destacar que se trata de remedios que solo se pueden utilizar de manera puntual, hasta acudir al dentista, ya que sino el problema volverá y probablemente con mayor intensidad.

Enjuagues con té de marcela y propóleo

Está comprobado que el té de marcela cuenta con múltiples propiedades calmantes y antiinflamatorias, así como que el propóleo actúa como un eficaz cicatrizante y antibacteriano, por lo que si te enjuagas la boca con una infusión de té de marcela y propóleo, conseguirás aliviar el dolor de muelas, y limpiar la zona inflamada.

Para su elaboración, hay que preparar un té de marcela, y aplicarle cinco gotas de propóleo, realizando dos enjuagues al día aproximadamente.

Acudir, sí o sí, al dentista

Todas estas recomendaciones únicamente servirán para aliviar el dolor, por lo que si las molestias no desaparecen pasados dos días, será fundamental visitar a tu dentista.

Un odontólogo será la única persona capaz de acabar definitivamente con el dolor de muelas, ya que cuenta con los conocimientos y los medios necesarios para buscar el origen del problema, y recomendar al paciente el tratamiento más adecuado para cada caso.

¿Qué no debes hacer para aliviar el dolor de muelas?

 

remedios-dolor-muelas

 

Está comprobado que los consejos que te acabamos de dar serán de gran ayuda para aliviar el dolor de muelas, pero es posible que te hayan recomendado otros “trucos” que deberías evitar, ya que no pondrán ninguna solución a tu problema.

  1. Tomar ácido acetilsalicílico. Debes evitar ingerir ácido acetilsalicílico, ya que en caso de que la encía esté sensible y produzca sangrado, lo único que haría esta sustancia sería aumentar la hemorragia. 
  2. Automedicación. Es importante evitar la automedicación a toda costa, especialmente mediante antibióticos, ya que en caso de consumir medicamentos no recomendados, o una dosis superior a la recomendada, el dolor podría ir a más, y se podría aumentar la gravedad del problema. 
  3. Consumir alimentos excesivamente fríos o calientes. Aunque te hayan recomendado consumir alimentos o bebidas excesivamente frías o calientes, para tratar de aliviar la zona dolorida, te garantizamos que esto es un error, ya que lo único que harías sería agravar la situación, en vez de mejorarla. Lo mismo ocurre con los alimentos muy duros.  Lo más recomendable es consumir alimentos blandos y templados, para así evitar que la muela o la zona sufran más de lo debido. 
  4. Fumar. Mientras permanezca el dolor de muelas, debes evitar fumar ya que estarás introduciendo bacterias en una posible herida y puedes generar una complicación o infección mucho mayor y más dolorosa. 
  5. Bebidas alcohólicas No deberías consumirlas mientras sufras dolor de muelas, ya que aunque puedan aliviar el dolor momentáneamente, también podrían provocar daños en la encía y/o en el tejido del diente.

Conclusión

Si padeces un repentino dolor de muelas, puedes seguir las recomendaciones que hemos compartido contigo, aunque te recomendamos que pidas cita en nuestra clínica dental en San Vicente del Raspeig, donde nuestros odontólogos profesionales buscarán la mejor solución para tu problema, ofreciéndote siempre una atención profesional y totalmente personalizada.

Apúntate a nuestra newsletter para no perderte ninguno de nuestros artículos y consejos de salud bucodental ¡Es gratis! 🙂

Did you like this? Share it!

0 comentarios en “Cómo aliviar el dolor de muelas hasta visitar al dentista

Dejar un comentario

WhatsApp chat
Call Now Button¿Dudas? Consúltanos