La Odontofobia o miedo al dentista

La odontofobia o miedo al dentista es el temor intenso y persistente de forma excesiva al dentista y el tratamiento odontológico. En España, es una condición que afecta a casi el 15% de la población y que puede representar un riesgo importante para la salud bucal.

Si te has sentido ansioso o víctima de un ataque de pánico sin razón alguna cuando vas a consulta con tu dentista, es probable que sufras de odontofobia y no lo sepas. En este artículo te hablaremos acerca de esta fobia y de las medidas para combatirla.

➡️ ¿Qué es la odontofobia?

Como mencionamos anteriormente, la odontofobia es el miedo irracional al dentista y el tratamiento odontológico. Es también es conocida como ansiedad extrema dental y, como cualquier otra fobia, consiste en un temor excesivo y persistente que se desencadena ante la presencia de un objeto o una situación específicos. En el caso de la claustrofobia, por ejemplo, la persona muestra un ataque de pánico cuando se encuentra en espacios reducidos como pasillos angostos o en elevadores. En el caso de la odontofobia, el temor se desencadena ante el odontólogo o cualquier procedimiento odontológico, por muy simple que sea.

Algunas personas pueden desarrollar una odontofobia tan severa que pueden experimentar ataques de pánico y ansiedad ante elementos tan inofensivos como una bata blanca o el sillón odontológico, incluso en su imaginación.

➡️ ¿Cómo identificar la odontofobia?

Es importante diferenciar una fobia del temor y la ansiedad común que puede experimentar una persona frente al tratamiento odontológico. La mayoría de las veces los pacientes acuden a consulta con el dentista por dolor y, en términos generales, se suele asociar el tratamiento odontológico con una experiencia traumática e incómoda debido a la naturaleza invasiva de los procedimientos. Sin embargo, en la odontología contemporánea, el tratamiento bucodental es mayormente indoloro, poco invasivo y con escasas complicaciones. Las técnicas, tratamientos y materiales se han modernizado.

 

miedo al dentista

 

Una característica que diferencia la odontofobia de otros temores, es la irracionalidad del temor; por tanto, en la odontofobia, la persona es capaz de reconocer su temor, entiende que es infundado pero no puede evitarlo. De esta forma, cuando la persona se ve expuesta al dentista o la posibilidad de un proceso odontológico reacciona de una forma exagerada y desproporcionada, experimentando malestar emocional, pánico e incluso llegando a desmayarse.

En muchas oportunidades, un paciente puede estar realmente afectado por problemas bucales y, a pesar de ello, evitar a toda costa la visita al dentista debido a su fobia. Este podría ser un punto importante para identificar este problema.

Afortunadamente, existen cuestionarios que los profesionales pueden utilizar para medir la respuesta de las personas a los detonantes normales de la consulta odontológica, haciendo un poco más fácil su identificación. Por otro lado, si el paciente no llega a ser capaz de superar esta fobia, hoy en día existe la posibilidad de trabajar bajo sedación consciente.

➡️ ¿Por qué se crea el miedo al dentista?

Las razones psicológicas que originan una fobia aún son motivo de estudio. No obstante, la mayoría de las investigaciones señalan que su origen puede deberse a una experiencia traumática previa, ya sea personal o ajena. Otros expertos señalan la posible asociación del instinto de auto preservación ante el peligro con las intervenciones odontológicas. Sin embargo, mayormente se asocia la odontofobia a una experiencia previa durante la niñez o la juventud.

En el caso de los niños, este miedo al dentista puede deberse al desconocimiento de la experiencia y también puede estar condicionado por la influencia de familiares y grupos sociales, o ser inculcado debido a comentarios o un refuerzo negativo de los padres.

De forma similar a como ocurre con la visita al médico, los padres suelen crear en los niños el temor al dentista, señalando aspectos negativos de la consulta odontológica para castigar comportamientos inadecuados. Al contrario de lo esperado, este tipo de refuerzo afecta negativamente la conducta de los pequeños y adultos en el consultorio, aumentado la ansiedad y el comportamiento de los pacientes antes y durante el tratamiento.

Por otra parte, algunos problemas de inseguridad y autoestima, los problemas personales o familiares, y la destreza del profesional también pueden contribuir a la formación de la odontofobia.

➡️ ¿Cómo puede afectar la odontofobia?

Se ha demostrado que los pacientes con odontofobia tienen muchas más caries y desarrollan otros problemas a causa de la falta de atención odontológica.

Postergar o no recibir cualquier tratamiento odontológico, ya sea una cavidad por un caries o el desarrollo de una enfermedad periodontal, puede llevar a fracturas dentarias, tratamientos más complejos, infecciones e incluso la perdida dentaria. En algunos casos más graves, algunos problemas bucodentales pueden poner en riesgo la salud de los pacientes e, incluso, pueden poner en riesgo sus vidas.

Adicionalmente, el pánico que ocasionan las crisis de las fobias puede inducir conductas agresivas y/o defensivas, lo que puede aumentar el riesgo de accidentes durante los procedimientos.

➡️ ¿Cómo combatir el miedo al dentista?

 

clinica dental consuelo flores: equipo humano para combatir la odontofobia

 

Es muy importante que las personas con odontofobia identifiquen el problema y estén dispuestos a abordar su miedo al dentista.

Debido a que la razón más frecuente para la creación de una fobia específica es el condicionamiento directo, por una experiencia negativa previa, una de las formas más efectivas para tratarlo es exponer a la persona gradualmente a los objetos y situaciones que inducen la fobia, tratando de incentivar los aspectos positivos de la consulta dental.

En la actualidad, existen muchas clínicas y centros profesionales dedicados a la rehabilitación de personas y niños con problemas de ansiedad extrema y odontofobia. Sin embargo, el paciente debe buscar, activamente, disminuir la respuesta exagerada a los estímulos, de manera que el trabajo profesional sea mucho más sencillo.

Esta exposición debe ser de forma pausada, con reglas establecidas y una franca comunicación entre el paciente y el profesional, durante la cual el dentista introducirá elementos de la consulta para inducir la mejoría.

Además de estas medidas, podemos recomendar actividades de relajación y distracción antes y durante la consulta, tales como: escuchar música, ver películas o series, o cualquier otro medio que ayude con disminuir la tensión muscular y la ansiedad en cualquier etapa del tratamiento. Así como evitar bebidas estimulantes como el café o té previamente a un tratamiento dental.

Tanto en niños como en adultos, es importante tener un equipo profesional de confianza, que conozca los protocolos y medidas apropiadas para reducir estos problemas al máximo. Si quieres conocernos podemos ayudarte a superar tu fobia. Contacta con nosotros.

Apúntate a nuestra newsletter para no perderte ninguno de nuestros artículos y consejos de salud bucodental ¡Es gratis! 🙂

Did you like this? Share it!

0 comentarios en “La Odontofobia o miedo al dentista

Dejar un comentario

WhatsApp chat
Call Now Button¿Dudas? Consúltanos